Reflexiones sobre innovación en educación y pensamiento positivo

Suelo mirar las caras de las personas cada vez que caminan en dirección hacia sus lugares de trabajo, universidades, colegios, etc. Comúnmente y algo que me llama muchísimo la atención es que cada día más las personas se encuentran molestas y cansadas por lo que hacen en sus día a día.

El mejor síntoma de lo que relato tiene que ver los con los estados de ánimo según los días. Lunes, molestia y viernes felicidad máxima. Claramente yo también soy más feliz los días viernes ya que llega el anhelado descanso tras la extensa jornada laboral. (En Chile los horarios de salida de los trabajadores es a las 18:30-19:00 horas).

Bajo este contexto, creo que en general existen muchas carencias afectivas y emocionales que están directamente relacionadas con la educación. Hablaré desde mi perspectiva. Hace más de dos años, soy profesor de Publicidad y Diseño Gráfico, y he podido comprobar que las formas de enseñanza de nuestro país están obsoletas, ya que existen dos factores que no se han potenciado; la innovación en la sala de la clases y fomento del pensamiento positivo.

Los profesores, en mi caso docente ya que no he estudiado pedagogía, debemos comprender que en la actualidad tenemos la obligación de innovar en las formas de enseñanza. Los alumnos pierden la atención con mucha rapidez, ya que el formato de profesor-expositor y alumnos escuchando está obsoleto. Hoy, lo que debemos hacer es que los estudiantes se apasionen con lo que estudien a través de nuevas formas de educación.

Considero que los contenidos de las clases deben ser expuestas en material audiovisual, como por ejemplo películas y charlas. También hay que invitar a participar a los alumnos, sacándolos de los asientos de las salas y motivándolos a actividades fuera de la sala de clases. 

¿Qué tiene que ver todo esto con el pensamiento positivo? ¡Muchísimo! La educación de hoy solamente está enfocada en generar profesionales que rindan laboralmente, pero sin ninguna formación emocional. Los profesores debemos formar a alumnos desde el pensamiento positivo, invitándolos a amar lo que hacen y emocionarse por cambiar el mundo. 

No podemos seguir formando alumnos que a lo único que se enfocan su vida es obtener bienes materiales a cualquier precio. ¡No! Es importante crecer profesionalmente, pero debemos cambiar los esquemas y entender que la innovación y el pensamiento positivo nos permitirán formar personas más íntegras y al mismo tiempo más felices.

Para terminar este post, les dejo una cita de Ken Robinson, en su libro “El Elemento”, que resume mis palabras. "Cuando disfrutamos haciendo aquello que más nos apasiona, el tiempo transcurre de manera distinta y desarrollamos toda nuestra creatividad". 

|

Comentarios

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar